Compartir este artículo

Nueva técnica de vaporización “cambiará radicalmente” el tratamiento de la Hiperplasia Prostática Benigna

Desde hace cinco años se empezó a aplicar en el mundo, y hoy con presencia en Chile, una nueva técnica para el tratamiento de la Hiperplasia Prostática Benigna, que se consiste en una intervención vía endoscópica con vapor de agua para reducir el tamaño de esta glándula, que suele afectar a los hombres mayores de 50 años.

El crecimiento de la próstata es común y habitual en los hombres, pero cuando es mayor provoca una obstrucción en la uretra, que es el canal por donde se evacúa la orina. Ello genera diversos problemas como la necesidad recurrente de ir al baño o la sensación de vaciamiento incompleto.

Una opción para tratar esta patología es el uso de fármacos, pero en algunos casos presenta efectos colaterales desde palpitaciones y mareo hasta disfunción eréctil y baja en la líbido.

Como opciones quirúrgicas está la resección endoscópica de la próstata o la cirugía abierta, que presentan riesgos e implican largos períodos de recuperación.

Vaporización prostática

El nuevo procedimiento, desarrollado en Estados Unidos, usa vapor de agua inyectado con micro agujas vía endoscópica, que penetran la próstata y posibilitan su reducción.

El Dr. Nelson Núñez, urólogo jefe en el Hospital Mutual de Seguridad, destacó que “permite que la próstata se vaya retrayendo paulatinamente después que se usa el vapor de agua y esto posibilita recuperar la salida de orina normal y evitar los síntomas de la obstrucción, sin dañar ninguna estructura de control de continencia y sin producir sangramiento durante el post operatorio”.

En conversación con Cienciaysalud.cl, el especialista de la Clínica Indisa agregó que, a diferencia de las otras opciones quirúrgicas, “el procedimiento es mínimamente invasivo, la recuperación es buena, los pacientes se quejan de pocas molestias, tienen que tomar antiinflamatorios por un par de meses y vuelven a su actividad laboral después de 10 a 14 días, una vez que se retira la sonda postoperatoria”.

“Es un gran avance en el tratamiento de esta patología”, resaltó.

El futuro

El Dr. Nuñez comentó que en Chile la técnica ya se está aplicando en el sistema privado, con excelentes resultados, y estima que es el procedimiento más adecuado para tratar esta patología a futuro.

“Esto puede cambiar la evolución de este problema, porque se trata de un procedimiento mínimamente invasivo, donde los riesgos prácticamente no existen”, expresó, para agregar que “como es una técnica tan inocua, se puede repetir a los cinco, siete o 10 años en el caso que la próstata vuelva a crecer”.

“Entonces cambiará radicalmente la incidencia de uropatía obstructiva secundario a crecimiento de la próstata”, enfatiza.

¿Fin del tacto rectal?

El Dr. Nelson Núñez insta a los hombres a acudir al urólogo para realizarse un control preventivo que pueda detectar la Hiperplasia Prostática Benigna o el cáncer de próstata, que suele ser asintomático en sus etapas iniciales, remarcando que los avances tecnológicos están dejando de lado el examen tacto rectal que tanto temor despierta en el género masculino.

“Lo principal es que los hombres, desde los 40 años, consulten al urólogo. Hoy en día ya no es necesario realizar tacto rectal, ya que tenemos tecnologías que por mucho son mejores. Por lo tanto, para detectar un cáncer de próstata el tacto rectal se utiliza de manera académica o de docencia a las nuevas generaciones, pero los urólogos con experiencia ya no lo necesitamos”, aclaró.

Artículos relacionados