Compartir este artículo

Dr. Álvaro Cuadra, director de la SCCP: “Con el proyecto de ley buscamos que las cirugías plásticas estéticas sean realizadas por médicos cirujanos especializados y certificados”

Dr. Alvaro cuadra, director de la SCCP

La muerte de Scarlette Vergara Pávez en medio de una intervención quirúrgica estética puso en la palestra una discusión que lleva años: la instalación de clínicas estéticas clandestinas. La joven de 32 años acudió a un recinto privado que en 2015, 2017 y 2019 ya había sido clausurado por denuncias de prácticas clandestinas ligadas a la realización de cirugías estéticas.

No es el primer caso que se hace conocido en la prensa, antes de la pandemia había denuncias sobre recintos clandestinos y médicos no especializados que realizaban intervenciones quirúrgicas con fines estéticos en la ilegalidad. Algunas fallecieron al igual que Scarlette y otras sobrevivieron, pero con secuelas.

Pese a que las autoridades han acogido estas demandas y se han clausurado clínicas clandestinas, estas siguen operando y ofreciendo alternativas económicas a aquellos pacientes que quieren someterse a algún tipo de cirugía plástica. Frente a esta realidad, la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica (SCCP) ingresó en 2019 a la Cámara de Diputados y Diputadas un proyecto de ley que busca regular la práctica de cirugías plásticas con fines de embellecimiento.

“La SCCP es una sociedad científica y no pretendemos ser una sociedad fiscalizadora ni nos ocupamos de estar denunciando a los médicos o clínicas clandestinas que realizan cirugías estéticas sin certificación. Ante esta realidad lo que buscamos es que se regule la práctica y realización de cirugías estéticas en el país”, comenta el Dr. Álvaro Cuadra, cirujano plástico y director de la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica.

¿A qué se refiere el proyecto con regular la realización de cirugías plásticas?

A que las cirugías plásticas con fines estéticos sean realizadas por médicos cirujanos con especialización y formación en cirugía plástica, que además cuente con la acreditación de la Superintendencia de Salud para realizar estos procedimientos. No necesariamente debe ser un cirujano plástico, puede ser un otorrino o un oftalmólogo quien haga la cirugía plástica, pero debe contar con la certificación para hacer aquel procedimiento.

¿Por qué ustedes proponen que el profesional que realice una cirugía plástica cuente con certificación?

Los médicos en general nos formamos para ejercer profesionalmente alguna especialidad. Para ser cirujano plástico también nos preparamos. Por ejemplo, el cirujano plástico estudia 7 años medicina, luego alguna especialidad de 3 años y una subespecialidad de dos o tres años dependiendo de la institución en que se forme. Un cirujano plástico para obtener las acreditaciones respectivas debe tener 12 años de estudio. Quienes estudian en el extranjero, deben acreditar sus conocimientos por medio de la CONACEM para así recibir la acreditación.

No puede venir cualquier médico a realizar un procedimiento quirúrgico con fin estético, pues no todos los médicos cuentan con los conocimientos para realizar este tipo de operaciones, sea de baja o alta complejidad.

¿En Chile existe regulación respecto a quiénes pueden realizar cirugías estéticas?

De acuerdo a la ley actual cualquier médico general puede realizar cualquier tipo de procedimiento quirúrgico. Todas las cirugías pueden presentar complicaciones, pero aquel médico que tenga experiencia y conocimientos sabe cómo resolverlo, a diferencia de uno que no posee tales conocimientos.

¿Por qué cree que existen profesionales y recintos clandestinos que se dedican a la realización de cirugías estéticas pese a no tener las competencias para hacerlo?

En la actualidad son muchos los pacientes que buscan una cirugía estética, ya no existe ese estigma antiguo o el tratar de ocultar una cirugía plástica. Socialmente los pacientes lo han asumido con lo cual ha aumentado la demanda.

Ante esto han surgido múltiples ofertas de médicos y no médicos sin acreditación que a mi parecer ven en esta área de la cirugía un polo económico interesante minimizando muchas veces los riesgos asociados. Eso lo hemos podido ver en el último tiempo con los casos de pacientes operados en centros clandestinos o no certificados para determinados procedimientos quirúrgico.

¿Qué recomendaciones daría a los pacientes para evitar que estos se realicen una cirugía estética con médicos que no cuenten con la especialidad o en recintos clandestinos?

Un rol que cumple la sociedad es el educar. Nosotros hablamos del triángulo de seguridad del paciente, donde todo paciente debe atender tres puntos antes de someterse a algún procedimiento médico.

El primer punto es que el paciente esté informado sobre el procedimiento que se realizará, consultando a su médico sobre los eventuales riegos de la operación y que le entregue toda la información relacionada a la salud.

El segundo punto es averiguar si el profesional cuenta con la certificación de la Superintendencia de Salud para realizar tal procedimiento. Esa información se puede revisar en la página web de salud o en la de la sociedad. Se indica el nombre y Rut del profesional y aparece el título, especialidad y certificación del médico.

Por último, se debe averiguar si el centro donde se realizará la cirugía está acreditado. Debe ir a la página web de la Superintendencia de Salud y revisar el Registro de Prestadores Acreditados para saber si el centro médico cuenta con las condiciones para proceder con tal operación.

Artículos relacionados