Compartir este artículo

El cepillo es más infeccioso de lo que crees: ¿por qué este utensilio puede generar graves enfermedades?

El cepillo de dientes es un utensilio esencial para nuestra higiene y es utilizado diariamente, sin embargo, puede ser algo muy dañino para nosotros. Según un estudio de la Universidad de Manchester, el cepillo de dientes puede tener hasta 10 millones de bacterias, que generan graves infecciones.

Según un estudio de la Pontificia Universidad Católica de Chile, el 39% de la población en Chile sufre de periodontitis, que es causa de distintos factores, entre ellos, la contaminación de bacterias. Además, en consecuencia de este tipo de infección, solo el 30,6% de adultos entre 35 a 44 años conserva todas sus piezas dentales y en el caso de los adultos de 64 a 74, solo el 1% conserva todos sus dientes.

Una de las principales causas de esta problemática es no saber lavar ni guardar bien el cepillo de dientes, dado que hay distintas formas que se puede contaminar, entre ellas, salpicando agua con bacterias al lavarte las manos o directamente el agua contaminada que sale del inodoro al tirar la cadena. Según la investigación realizada por la Universidad Australiana y Universidad Australia del sur, al tirar la cadena y mantener la tapa del inodoro abierta puede dispersar gotas con bacterias hasta más de un metro de distancia.

Este tipo de infecciones tienen repercusiones en el organismo, la experta de Clínica Santa Blanca, Valentina Robles, informó que, “más que enfermedades bucales en sí, se pueden provocar enfermedades gastrointestinales, gastroenteritis, en general, todo tipo de padecimiento al comer alimentos en mal estado o en descomposición.”

Es por esto que el cepillo debe tener un cuidado especial, “en general no se recomienda desinfectar el cepillo, solamente se recomienda enjuagar bien después de cada cepillado, que no queden restos de pasta ni alimentos, y si al finalizar el lavado quedan restos de difícil remoción, dejarlo remojando con agua caliente para que sea más fácil limpiarlo”, comenta la experta. Además, “hay que guardarlo siempre seco, ojalá en algún estuche específico, sin combinarlo con rasuradora, pinzas, tijeras u otros elementos que uno usa en el baño y en el caso de que queramos desinfectar, a lo más usar alcohol líquido al 70%, pero en general si uno lo mantiene limpio y seco después de cada cepillado no es necesario desinfectarlo.”

Por otra parte, el problema principal es la desinformación de cómo se debe mantener la salud bucal correctamente y para esto, el cepillo de dientes no es el único elemento a considerar, “también hay que usar hilo dental, limpiador lingual, ojalá nunca lavarse la lengua con el mismo cepillo con el que uno se lava los dientes, ya que las bacterias son diferentes, las de la lengua, las encías y los dientes, entonces idealmente, el cepillado de dientes con pasta con flúor, hilo dental todos los días y limpiador lingual”.

Artículos relacionados