Compartir este artículo

Más del 50% del contenido en redes sociales sobre Covid-19 no es fiable

Las redes sociales son un medio de comunicación más donde transita la información. De estas redes participan personas naturales, empresas, organismo públicos, instituciones, etc., y todas ellas se dedican a difundir y replicar información. El problema de este espacio virtual es que el contenido que se comparte no siempre es verídico, generando el fenómeno de las noticias falsas.

El problema de este fenómeno es que alimenta la desinformación sobre distintos tópicos, incluyendo la pandemia por Covid-19 que el mundo atraviesa por ya dos años. Como algunos estudios han demostrado, la desinformación atenta con la toma de decisiones informadas y la adopción de medidas preventivas, desvirtuando incluso la comunicación de riesgo.

En esta línea, investigadores del Instituto de Investigación Indira Gandhi, estudiaron la fiabilidad del contenido sobre Covid-19 que circulan en redes sociales. Los resultados arrojaron que el 57,4% del contenido de Twitter no es fiable, mientras que en Facebook la cifra llega a un 63,2% y en Instagram experimenta un alza del 79,4%, siendo la red social menos confiable para buscar información sobre Covid-19.

Para llegar a estos resultados, se realizó un estudio transversal con 934 muestras relacionadas con la pandemia de coronavirus publicadas en Twitter, Instagram y Facebook mediante un muestreo aleatorio sistemático. Se adoptaron los criterios dados por Paul Bradshaw y se modificaron para evaluar las características de las muestras.

Según plantea el artículo, publicado en la revista Jorurnal of Education and Health Promotion, de las 934 muestras estudiadas, sólo 570 (61%) resultaron fiables, de las cuales 243 (42,6%) procedían de Twitter, 117 (20,6%) de Instagram y 210 (36,8%) de Facebook. Los investigadores estipulan que “la fiabilidad de la información en las plataformas de medios sociales está significativamente influenciada por la red, la actualización contextual y la edad de la cuenta. Por lo tanto, la verificación cruzada de la información de una fuente fiable es la necesidad del momento para prevenir el pánico y la angustia mental”.

¿Cómo identificar los contenidos fiables?

Otro de los ejes de la investigación fue destacar aquellos elementos que ayudan a identificar cuándo los contenidos pueden ser fiables y cuando no. De esta forma, destacaron que las cuentas con más de 6 meses de antigüedad tienden a tener información certera, además de tener la cuenta más de 100 seguidores.

Otro elemento destacable es que las publicaciones fiables tienen a contar con fuentes de información, sea citando otra cuenta de la red social o enlaces externos, además, no se deja de lado que las cuentas que otorgan información fiable se dedican a compartir información sanitaria desde antes del 2020.

Desinformación en redes sociales

Con el auge de las redes sociales y la posibilidad de ser produsuarios, es decir, no solo consumir información, sino que también producirla y replicarla, ha transformado a las herramientas de información en un arma de doble filo.

Muchas veces los contenidos falsos y verdaderos de las redes sociales no son claramente visibles para todas las personas y muchas de ellas se quedan con la información errónea y, lamentablemente combatirla no es un tarea fácil de llevar a cabo.

La Organización Mundial de la Salud en sus instructivos sobre comunicación de riesgo ha declarado que medios como Twitter y Facebook, pueden utilizarse para combatir las fake news que desvirtúa la comunicación en una crisis de salud pública, sin embargo, los algoritmos de estas mismas redes que generar los llamados burbujas de filtro y también el fenómeno de la atención selectiva (selección de aquellos mensajes que reafirman una creencia), no generan un camino fácil para tratar la desinformación.

Para abordar este fenómeno que atenta con el derecho que tienen la personas para tomar decisiones informadas, se hace imprescindible abordar la desinformación con múltiples estrategias de comunicación y educación. Las luces que el estudio sobre los elementos de fuentes confiables, puede ser un buen indicio para analizar de forma crítica la información.

Artículos relacionados