Compartir este artículo

A ley proyecto que reconoce la sordoceguera como discapacidad única

Por unanimidad, las y los diputados respaldaron los cambios propuestos por el Senado al proyecto que reconoce la sordoceguera como discapacidad única. La iniciativa, que promueve la plena inclusión social de las personas sordociegas, quedó en condiciones de ser promulgada como ley de la República.

El proyecto fue despachado de la Cámara en octubre de 2020. En el segundo trámite, las y los senadores modificaron la norma que define a una persona sordociega. La propuesta señala que es aquella que, debido a sus funcionalidades auditivas y visuales reducidas o inexistentes, simultáneamente presentes, constituye una discapacidad única.

Agrega que, estas personas al interactuar con diversas barreras presentes en el entorno ven impedida o restringida su comunicación, movilización y participación plena en la sociedad. Así, también, se dificulta el acceso a la información y al entorno en igualdad de condiciones con los demás.

Junto a aquello se señala que las instituciones públicas y privadas establecerán las condiciones para que las personas con discapacidad puedan concurrir ante ellas con intérpretes de lengua de señas o guías intérpretes, previa acreditación de esta condición.

Otras disposiciones

La norma establece que el Estado promoverá, conforme a sus atribuciones, medios y presupuestos, así como la formación y capacitación continua de guías intérpretes. Esto conforme a los estándares que determine el reglamento dictado para tal efecto por el Ministerio de Desarrollo Social y Familia.

Este mismo ministerio, junto al de Educación serán los encargados de generar el reglamento que reconozca otros sistemas de comunicación alternativos. De todas formas, el proyecto señala que se reconocerá como sistemas de comunicación oficial la dactilología, el sistema braille y técnicas de orientación y movilidad. Las personas sordociegas serán libres de elegir el o los sistemas que deseen utilizar para comunicarse en su vida cotidiana.

Debate

En el debate participaron las diputadas Catalina del Real (RN) y Patricia Rubio (PPD), junto a los diputados Francisco Undurraga (Evópoli), Jorge Sabag (DC), Iván Flores (DC) y Patricio Rosas (IND).

En sus intervenciones valoraron que esta discapacidad se reconozca como única, pues así es posible determinar el número exacto de personas que viven con esta condición. De esta manera, es posible desarrollar políticas públicas pertinentes a sus necesidades y permitir su plena integración social.

Destacaron la necesidad de visibilizar esta discapacidad con el fin de generar espacios públicos más inclusivos. Así también el acceso a los servicios de Salud y educación que, hasta el momento, no se encuentran preparados para este fin.

Artículos relacionados