Compartir este artículo

¿Cuándo la cirugía de la columna vertebral es lo recomendable?

Las lesiones de la espalda pueden dejar en suspenso la vida de una persona. Aunque la mayoría de las personas encuentra alivio en los métodos no quirúrgicos, como la fisioterapia, las inyecciones de esteroides y los medicamentos, puede ser necesaria una intervención quirúrgica en algunos casos, incluido el de los pacientes con trastornos de la columna vertebral.

El Dr. Matthew Neal, neurocirujano de Mayo Clinic especializado en cirugía de invasión mínima en la columna vertebral, comenta que la situación de cada paciente es única. Por ello, lo que ocurre antes de la cirugía es tan importante como lo que sucede en el quirófano. “Estudiamos a cada paciente y analizamos la manera menos invasiva de abordar el problema”, explica el Dr. Neal.

“Usamos la tecnología de la realidad virtual y la última tecnología de vanguardia para instruir a los pacientes antes de la intervención quirúrgica. Las usamos también para planificar la cirugía y, además, las usamos en el quirófano como ayuda para visualizar las estructuras anatómicas y hacer más segura la operación”, añade el médico.

La cirugía de invasión mínima en la columna vertebral generalmente se ubica dentro de diferentes categorías. “El propósito de la cirugía de invasión mínima es reducir al mínimo el daño al tejido blando alrededor de la columna vertebral. La mayoría de las cirugías se ubican dentro de una de tres categorías: la primera es la cirugía para descompresión”, dice el Dr. Neal.

La cirugía de descompresión ensancha el conducto vertebral y elimina el pinzamiento de la raíz nerviosa. Otro tipo de intervención quirúrgica de la columna vertebral es la cirugía para reemplazo de disco, en la cual se reemplaza el disco problemático de la articulación con otro artificial hecho de metal o plástico.

“El tercer tipo de operación que hacemos se conoce como cirugía para fusión de la columna vertebral y en ella, se fusionan dos o más huesos. Para hacerlo, en la mayoría de los casos, hay que colocar en el cuerpo algún tipo de instrumento como varillas, tornillos, placas y, a veces, cajetines dentro del espacio discal para mantener unidos los huesos”, afirma el Dr. Neals.

Artículos relacionados