Compartir este artículo

Nutrición y salud mental: Sensación de dismorfia corporal ha aumentado un 32%

Chile tiene altos índices de obesidad desde antes de la pandemia y con el confinamiento, los problemas de ansiedad y sedentarismo podrían incidir en un aumento del sobre peso a nivel nacional. Según un sondeo de Ipsos, un 51% de los chilenos aumentó de peso en medio de la contingencia sanitaria.

En este escenario, “donde venimos con cifras poco alentadoras desde antes de la pandemia y, posteriormente, seguimos viendo tendencias preocupantes, las personas necesitan establecer una buena relación y así evitar que aumentan sus estados y sentimientos de culpa y ansiedad”, advierte Francisca Peñafiel, psicóloga nutricional de la plataforma virtual de atenciones Psicologiachile.cl.

Explica que cuando existe una mala relación con los alimentos y se categorizan como “prohibidos” o “deseados”, podría aumentar el deseo de consumirlos, llevando a una sobre ingesta, ocasionando un alza en el peso. “Esto genera preocupación, debido a que la imagen corporal puede verse distinta, lo cual puede ser subjetivo, pero, lo más importante es nuestra salud física y mental, por lo cual se recomienda enfocarse en la mejoría de los hábitos de alimentación”, enfatiza.

De hecho, la especialista revela que de acuerdo con los datos de atención de Psicologiachile.cl, han detectado un aumento del 32% en la dismorfia corporal en el último año; es decir, “personas que se ven con más sobrepeso de lo que realmente son”.

Este fenómeno se da porque “es muy común que las personas que bajan de peso se miren al espejo y se encuentren iguales, pese a que quienes las rodean noten y manifiesten el cambio físico”, argumenta la especialista, precisando que “este comportamiento se ve potenciado aún más gracias a las redes sociales, filtros de estas y a la reiteración de modelos o cánones de belleza con excesiva delgadez”.

Además, agrega que “no se trata de seguir una dieta estricta –no es recomendable y suele afectar psicológicamente-, ya que minutas tan abruptas producen más ansiedad, mal humor y casi siempre, terminan con efecto rebote, es decir, se aumenta incluso hasta mayor peso de cuando se inició la dieta”.

Es por ello por lo que la psicóloga nutricional invita a “comer en la justa medida y a tener espacios para la actividad física y tranquilidad mental, a modo consciente y de manera que genere plenitud, no un esfuerzo ni un castigo hacia sí mismos”.

Artículos relacionados